¡Bienvenidos!
 

 

Ante todo quiero darte las gracias por visitar este lugar. Mi deseo es que tu vida sea bendecida en el poder de Dios, mediante Jesucristo. La palabra de Dios tiene poder en sì mìsma. Por eso no voy a agregarle ningun ingrediente, solamente mostrarte por medio de ella, como Dios puede cambiar tu vida. Si ya conoces al Señor como tu salvador y amo, te animo a que sigas creciendo en su gracia y en su conocimiento. Y si no conoces al Señor, que bueno que ahora llegò el momento para que lo puedas conocer. Dios te bendiga. No existe mayor privilegio que un ser humano puede darse en esta vida, y mas que un privilegio, una salvaciòn necesaria, Cristo Jesùs. Hay un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre. No busques otro camino mas que el que Dios te ofrece. Juan 14:6. Visita la secciòn la salvaciòn para que conozcas el regalo de Dios.

 

¡El Señor te guìe!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fernando Gabriel Muñoz.  

Efesios 2:1-10
 

Y èl os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al prìncipe de la potestad del aire, el espìritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales tambièn todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y èramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demàs. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amò, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con èl nos resucitò, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesùs, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesùs. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se glorìe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesùs para buenas obras, las cuales Dios preparò de antemano para que anduvièsemos en ellas. Amèn.

 

 

Jesucristo te salva
 

 

Como bien dice la Palabra de Dios, en Efesiso 2.8-9. El regalo de la salvaciòn viene de Dios, no por nuestras obras, sino por su gracia. Apropiarnos de la salvaciòn mediante la fe, es la manera que Dios mismo estableciò, porque supo desde antes de la fundaciòn del mundo, que era imposible que por nuestros mèritos o buenas obras lograramos obtener el perdòn por nuestros pecados, ya que todos nacemos en pecado y ya separados de Dios, desde el vientre de nuestra madre. Por eso, entendamos que es un maravilloso regalo de Dios, que nos sorprende en medio de nuestra condenaciòn justa por nuestra maldad, y demos gracias siempre por la salvaciòn de Dios, en Jesucristo. El muriò en una cruz de dolor, y luego resucitò al tercer dìa, para que nosotros podamos ser justificados delante de Dios. Amèn.

Predica la Palabra
 

 

¿Que es predicar la Palabra?

Predicar la palabra, habla primero de que en nosotros si fuimos salvados por Jesùs, tendremos el deseo de contarles tambièn a otros del regalo que recibimos de Dios. No es posible que una persona que no naciò de nuevo, espiritualmente hablando, pueda predicar la palabra. Este es un mandato del Señor solamente para sus hijos en la fe. 2 Timoteo 4:1-5 El apòstol Pablo, le daba a este joven Timoteo, las instrucciones fundamentales de un siervo de Dios. Predicar la palabra en todo tiempo. Que reprenda a los que se oponen. Porque aùn en aquellos tiempos, Pablo sabìa que ya eran los ùltimos tiempos. ¡Cuànto mas ahora!. Y tambien que vendrìan falsos maestros y apartarìan a los debiles en la fe, para sugerirles otro camino, fuera de Dios muy sutilmente. Y que los que hemos sido llamados por Dios a una tarea, podamos cumplirla. Sabiendo que no nos obliga el Señor, mas bièn nos invita, a participar de esta gran tarea, llevar el nombre del Señor a todas las almas. Amèn.

El misterio revelado
 

He aquì, os digo un misterio:

 

No todos dormiremos; Pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocarà la trompeta, y los muertos seràn resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

 

Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupciòn, y esto mortal se vista de inmortalidad. Asì que, hermanos mìos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.​ 1 Carta a los Corintios 15: 51-53,58.

 

​Mateo 24:27
Porque como el relàmpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, asì serà tambièn la venida del Hijo del Hombre.
El Señor està viniendo

Tampoco queremos, hermanos, que ignorèis acerca de los que duermen, para que no os entristezcàis como los que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesùs muriò y resucitò, asì tambièn traerà Dios con Jesùs a los que durmieron en èl. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcàngel, y con trompeta de Dios, descenderà del cielo; y los muertos en Cristo resucitaràn primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y asì estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. 1 Carta a los Tesalonicenses 4: 13-18.

 

Palabras fieles y verdaderas del Señor, dignas de ser creìdas y atesoradas por todos. Amèn.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now